#UR82: Fase

#UR82: Fase (Gravity Disturbance / Ritual Waves)



download

– súmate al evento // join the event –

Entrevista disponible el 19.11.2016
También en www.GeometrikaFM.es

#UR82: Fase (Gravity Disturbance / Ritual Waves)
escrito por Razeed (Geométrika FM)
e IvanMadox (URBANNOISE Radio)

IvanMadox:
La pasión por la música y el afán coleccionista es algo de lo que a todos los que nos dedicamos a esto nos gusta presumir, en mayor o menor medida, de vez en cuando. Precisamente los que estamos metidos en este estilo entendemos mejor que muchos que esta dedicación es más una consecuencia de ello que una vocación o un fin en sí mismos. Sin embargo, en ocasiones nos encontramos con alguien que, además de la merecida admiración, nos despierta un poco de rabia al hacernos ver que no teníamos ni idea de lo que realmente era haber empleado toda la vida casi el 100% de sus esfuerzos, pensamientos e ilusiones a lo que para muchos de nosotros aún consideramos tan sólo un gran hobby.
Yo lo conocí casi por casualidad, cuando en una de las muchas noches que me dejé caer por el gran MOOG, ahora que desde hace 3 años tengo la suerte de vivir a pocos minutos, un amigo se me acercó y me dijo que me fijara en el chaval que estaba pinchando, que quizás me interesase para el programa. Y así fue. Musicalmente me cautivó en pocos minutos, elevando la intensidad de un warmup que se acabó convirtiendo en sesión principal con una elegancia y una maestría al alcance de muy pocos. Poco después tuve el placer de charlar un rato con él y personalmente también llamó rápidamente mi atención. Un tipo humilde pero con las ideas muy claras. Inteligente, conciso, correcto y con sentido del humor. En cierto modo vi bastante paralelismo entre su manera de ser y su forma de enfocar una sesión, aunque ahora mismo no sabría explicar muy bien por qué, pero confío en que me entendáis y sepáis a qué me refiero.
Los detalles de su trabajo y las muchas cosas que me han ido fascinando de FASE en estos meses prefiero dejarlos para la entrevista, seguro que él lo explica mejor, pero quería al menos intentar trasladaros el porqué de mi rápido y creciente interés por este artista local.

IvanMadox: Hola, Roger. Un placer tenerte aquí por fin.
Voy a empezar casi por el final porque hay algo que creo que nunca te he preguntado y me interesa bastante.
¿Cómo acabaste trabajando en una sala tan emblemática como MOOG? ¿Qué tal fueron tus primeras sesiones allí?

Fase: Muy buenas Iván, el placer es mío. Muchas gracias por la invitación. Estoy un poco abrumado con todas esas cosas que has dicho sobre mí. Personalmente no creo que sea para tanto, sólo soy un tipo al que le gusta la música. En cualquier caso, muy agradecido por sendos elogios.
Si no recuerdo mal, la primera vez que tuve la oportunidad de pinchar en Moog fue en 2010 (arriesgaría a decir que fue en el mes de noviembre). Un martes, de eso sí que estoy seguro. Al parecer Omar León (al cual le debo prácticamente todo lo poco conocido que yo pueda ser o buena parte de mi efímera fama) me había visto pinchar un día que coincidimos en un local de ensayo y al poco tiempo tuvo a bien ofrecerme una fecha, supongo que para conocerme un poco mejor.
Para mi sorpresa y alegría, mi segunda vez no tardó en llegar; A finales de diciembre de ese mismo año se canceló la actuación de Woody McBride (aka DJ ESP) porque un temporal de nieve (si no me falla la memoria) le impidió coger el vuelo desde Estados Unidos, y pensaron en mí para sustituirlo.
Durante muchos años en los que no me sentía identificado con la escena existente, y coincidiendo con mi pasión por el sonido ácido o el interés/inquietud por encontrar una corriente más oscura o más “underground” en la que sentirme reflejado -algo que fuera más acorde a mis gustos-, pasé innumerables horas buscando música y comprando discos más o menos de una época comprendida entre finales de los 80 y mediados de los 90 (hasta 1996 aproximadamente). Eso me hizo tener una buena colección, siempre insuficiente, pero como mínimo muy respetable, de acid-techno-trance entre otros estilos, y entiendo que pensaron que mi perfil -de aquellos días- podía ser el adecuado para una noche como esa.
Nunca he sido residente, pero desde entonces hasta ahora he tenido la suerte que de manera intermitente, con mayor o menor frecuencia, han ido contando conmigo; cosa que honra, me enorgullece y de la cual estoy francamente agradecido.

IM: Me consta que has dedicado prácticamente toda tu vida a este mundo, llegando a invertir el primer sueldo de tu primer trabajo en tus primeros platos, pero… ¿qué te hizo volcarte en este mundo? ¿Recuerdas el momento en el que empezó esa pasión?

F: Bueno, en realidad platos ya tenía antes de tener edad para poder trabajar. Sí es cierto que mis dos o tres primeros sueldos estuvieron íntegramente destinados para comprar tres Technics y una mesa de mezclas mejor que la que tenía.
¿Qué me hizo volcarme en este mundo? Lo que a cualquiera que empieza con un hobby; que me gustaba, sin más. No sabría decirte el momento exacto en el que empecé a desarrollar esta pasión. Uno no le pone fecha a estas cosas, al menos en mi caso. Esa cierta capacidad para apreciar algo y que eso te genere algún tipo de emoción o despierte tu interés, supongo que cualquier persona la lleva consigo desde siempre, depende de si lo que has encontrado te ha gustado lo suficiente como para querer aprender más e invertir cada vez más tiempo en ello.

Razeed: Hola, Roger. Encantado.
Ivan me ha hablado mucho de ti, pero desde Madrid no siempre podemos estar al corriente de lo que ocurre en otras ciudades tanto como nos gustaría.
Recientemente me ha contado acerca de tu nuevo sello y tu talento produciendo, pero la principal referencia que me ha dado casi siempre ha sido tu evolución y desarrollo dentro del MOOG. ¿Cómo has vivido tú todo esto?

F: Hola Rubén. Creo que la mejor manera de encajar cualquier bolo que te ofrecen, en este club o en cualquier otro lugar, es tomarlo con humildad, gratitud por la confianza depositada y como un gran incentivo para seguir trabajando. Como he comentado antes no soy residente de Moog pero tengo la gran suerte de que van contando conmigo de vez en cuando y estoy muy agradecido de poder hacer lo que me gusta en un lugar tan especial, de tanto prestigio y donde siempre me hicieron sentir como en casa. Es normal que aunque lleve muchos años pinchando y ligado a este mundo las referencias que tengáis sobre mí sean a propósito de mis actuaciones en Moog, sin duda las más importantes que he tenido. Soy consciente que es un gran escaparate y me honra poder desarrollar mi discurso en un lugar tan emblemático.

IM: Uno de esos momentos claves en tu evolución dentro del MOOG imagino que habrá sido compartir una noche con Oscar Mulero, especialmente si eres un gran seguidor de su trabajo como has confesado recientemente.

F: Sí. Fue un día muy especial por lo que para mí significa este artista y este club al que le debo tanto y donde trabaja tanta gente que aprecio. Soy muy fan de Óscar. Sin duda ha sido una de las figuras más influyentes en mi vida. Tener la oportunidad de compartir noche con semejante leyenda ha sido un sueño hecho realidad. Desde mi punto de vista es el mejor, y he aprendido muchísimo cada vez que lo he visto o escuchado. Me flipa su técnica, actitud y personalidad. He recorrido varios cientos de kilómetros en muchas ocasiones para verle pinchar, cuando no era tan normal verlo por Barcelona como en estos últimos años. (No sé que decir que no sepáis sobre este gigante. Más de treinta años en primerísima línea siendo fiel a su estilo no está al alcance de prácticamente nadie).
Siempre fue un referente; tanto cuando era un crío y escuchaba cintas de sus sesiones en New World y The Omen, como a día de hoy. Valoro y admiro su trayectoria. Todos los que amamos el techno tenemos mucho que agradecerle, especialmente aquí en España. Me alegra mucho su éxito con Warm Up y Pole Group (el cual no parece tener techo) porque sin un duro trabajo es imposible llegar a eso y porque sinceramente, creo que lo merecen.
Dicho lo cual, he de decirte que siempre me he sentido afortunado de poder entrar en los planes de cualquier noche. Desde los cuatro meses a primeros del presente año, cuando estuve a cargo de los domingos sustituyendo a Olmos (dueño de los domingos y un veterano del club), la fecha que tuve placer de compartir con el gran Robert Leiner en su gira como The Source Experience en 2013, a cualquier noche que he tenido la oportunidad de compartir cartel con alguno de sus residentes, Omar León, Gus Van Sound o Rubén Seoane, gente que demuestran lo que valen noche tras noche. Me parece un acto de justicia mencionarlos.

R: ¿Cuándo empezaste a escuchar electrónica? ¿Con qué disco dijiste: “buah, ¡esto es lo mío!”?

F: La respuesta es “no lo sé” para ambas preguntas, o que no lo recuerdo con exactitud. Es posible que empezara a escuchar electrónica como estilo predilecto aproximadamente a los trece años de edad. Hay muchísimos discos que me gustan o me han gustado mucho y otros no tanto o nada. Todo este mundo es muy amplio (a veces da la sensación que es infinito) y uno con el tiempo va afinando en sus gustos. En el fondo todos tienen la misma importancia para ver que es lo que te gusta y que cosas no te aportan tanto. Es posible que un disco tenga el poder de hacerte interesarte más por cierto estilo, como en mi caso y por poner un ejemplo, Galaxian de Section X para indagar en el goa trance, un mundo desconocido para mí hasta entonces. Pero no sé si tiene el poder para hacerme decidir que esto es lo mío para siempre. No sé, no recuerdo ningún track en concreto que me arrastrara a la electrónica.

R: ¿Qué te ofrece ser DJ y seleccionar música para los demás?

F: Sintetizándolo mucho, digamos que pinchar es algo que me hace feliz, algo que me divierte y me hace sentir bien. En mi caso un modo de vida más que una profesión. Un canal de expresión que con el tiempo se ha convertido en una necesidad, en cierto modo. En mi tiempo libre, pincho, busco música o estoy en el estudio intentando producir algo decente. A decir verdad nunca lo he analizado. Supongo que te ofrece la posibilidad de contar tu historia a tu manera o algo así, algo que me permite transmitir a través de una cierta selección, construir un discurso propio o con cierta identidad mediante tu conocimiento musical y tu criterio. La técnica, tener cierta destreza para mezclar o la manera de llevar un set son cosas que adquieres con el tiempo.
Sé que no es políticamente correcto, pero nunca compro discos ni preparo una maleta pensando en los demás. Sí que en una sesión seleccionas un disco más físico u otro más hipnótico o mental, en función de la pista, pero compro y pincho lo que me gusta. No soy muy de hits e intento seleccionar para los demás algo que pueda funcionar pero que no se conozca si es posible. Lo bueno que tiene todo esto es que hay mucho donde elegir afortunadamente.

IM: Si no me equivoco, el 9 de diciembre, y después de mucha espera, sale a la venta vuestro primer disco como “Gravity Disturbance”, en vuestro propio sello Ritual Waves. ¿Cuál es tu papel en este proyecto? ¿Qué os lleva a aventuraros en la creación de un sello y la edición en vinilo?

F: Mi papel en el proyecto es básicamente creativo. La otra mitad de Gravity Disturbance, mi compañero Héctor, aparte de tener mucho talento produciendo, es el que lleva el peso casi en su totalidad de la parte técnica. Sin él, su pasión y su experiencia, GD hubiese sido imposible de desarrollar y llevar a cabo.
Ritual Waves nace un poco por la necesidad de tener una plataforma donde podamos editar nuestra música y tener actuaciones con ello. Podría ponerme estupendo y decir mil cosas sobre lo valientes que hemos sido creando un sello propio (en el que aparte de Héctor y yo, entra en escena nuestro compañero Javi), pero la verdad es que ha sido fruto de que no nos hayan hecho caso prácticamente en ningún sitio.
No menos cierto es que una vez creado, nos supone un reto muy atractivo el tener algo donde mandamos nosotros. Ser de algún modo los responsables directos de nuestro éxito o fracaso. Desde sacar la música que nos dé la gana, decidir qué tipo de promoción se hace, qué diseño elegimos para una galleta o una portada… en fin, ver hasta dónde podemos llegar y comprobar si somos capaces de materializar nuestras ideas.
Estamos un poco verdes en todo este mundo pero creemos que tenemos aptitudes, actitud e ilusión suficientes como para realizarlo y sobre todo, creemos en lo que hacemos.
Cualquiera que esté metido en este mundo sabe que planchar vinilos no es rentable, más aún si no te conoce prácticamente nadie, pero aparte de ser amantes de este formato, sería una incongruencia y algo totalmente ilógico pinchar en vinilo, ser coleccionistas de vinilos y luego editar música sólo en digital… Tendremos ambos formatos para que cada uno elija libremente el que mejor se adapte a sus necesidades.
Esto en principio lo hacemos con el fin de promocionar nuestro trabajo más que como negocio.

R: Y hasta llegar a este punto, ya que, como mencionas, no siempre te has dedicado al techno, ¿cuál ha sido tu evolución musical?

F: Es difícil resumir cerca de veinte años en unas líneas, pero digamos que siempre me he dedicado a lo que me ha gustado, o cosas que he pensado que me aportaban algo. Creo que menos house, que nunca me llamó la atención (a excepción del AcidHouse, que sí me divertía mucho), he comprado de todo. He pinchado Hardcore ácido de sellos como Drop Bass Network a 180 bpm, algo de Electronic Body Music, Industrial, algo de Post-Punk (aunque mi colección de esto no es muy extensa), he coleccionado desde referencias de sellos como Bonzai, UR y R&S, a menos conocidos como Alien Reign o 80Aum, pasando por Trance y Goa Trance de Blue Planet Corporation, Section X y Pleiadians por ejemplo, o cosas más exquisitas como Rapoon o Boards of Canada (por decir algo a bote pronto). Nunca me he dejado llevar por modas ni nada por el estilo, considero que he sido una persona musicalmente inquieta. Tanto antes como ahora creo que busco cosas similares pero con otro tipo de discos. No sé qué es cada cosa o qué es más o menos puro, aparte se me da francamente mal lo de poner etiquetas, eso lo dejo para los expertos. Sé lo que me ha gustado y lo que no. Me ha dado un poco igual que es lo que le pueda gustar más o menos a la gente como he comentado antes. Sí que puedes estar un poco al corriente de ciertas tendencias pero creo que siempre he tenido una personalidad muy definida en este sentido. Intentar ofrecer algo distinto, oscuro, hipnótico, rítmico, ácido, algo serio y acorde con mi criterio, más o menos equivocado.

R: ¿Por qué techno?

F: Actualmente considero que hay techno de gran calidad y me encuentro francamente a gusto con el material que hay.

IM: Personalmente te he escuchado sesiones más profundas y atmosféricas y otras más directas y contundentes ¿Dirías que ambas vertientes te definen por igual? ¿Te encuentras más cómodo en alguna en particular?

F: Sí. Me encuentro cómodo con todo lo que pongo. Como he dicho anteriormente, simplemente son diferentes formas de expresar lo que llevo dentro, y en ello influyen tanto el momento como el lugar, por ejemplo.

R: ¿Siempre has vivido en Barcelona? ¿Cómo ves la situación del techno allí actualmente?

F: Sí, siempre he vivido en Barcelona. La verdad es que nunca me he sentido identificado con la escena de mi ciudad. En mi modesta opinión es una ciudad sobrevalorada en este sentido. Parece que últimamente hay algo más de movimiento, pero lo veo más como una consecuencia de ciertas corrientes o modas que hacen que el techno tenga cierto auge o repunte en el presente. Es cierto que por la ciudad que es y el turismo que tiene, se hacen grandes festivales para miles de personas y puedes encontrar mucha oferta en este sentido, pero la verdad es que no existe una cultura del techno con un circuito más o menos estable, ni mucho menos. Si a Barcelona le quitásemos el Moog y el Sónar por ejemplo, la escena queda prácticamente reducida a la nada. No nos podemos comparar con otras ciudades europeas por todos conocidas, ni de lejos, y es una pena porque creo que en la escena local y nacional hay mucho talento y gente con ganas de hacer cosas.
Soy bastante pesimista en este sentido, no sólo en Barcelona sino por desgracia en todo el país, porque creo que es un problema más de leyes y de mentalidad. La electrónica vive del buen sonido. Es muy difícil que alguien se juegue su dinero apostando por algo sin saber si mañana le cerrarán el negocio por cualquier historia, más aún si tiene que poner cantidades ingentes por adelantado para poder abrir.

R: ¿Crees que la situación social de un país puede influir para que se escuche cierto estilo musical?

F: Creo que la situación social de un país puede influir en que la gente sienta la necesidad de tomar algo como vía de escape. Puede ser que el refugio sea la música (no sé si tanto un estilo u otro en concreto). Es posible que debido a la situación social de un país puedan nacer o verse potenciadas ciertas corrientes musicales y con ello ciertas modas como reflejo o expresión de lo que está pasando, pero no sé si dicha situación es artífice en exclusiva para que esto ocurra.

IM: Quiero hablar de algo que me impresionó bastante cuando estuve en tu estudio. Reconozco que de manera más curiosa que periodística, pero es que me apetece mucho… jajaja!
Creo que eres un auténtico fan de la mítica ROLAND 303. Tienes una edición limitada (o incluso única) de esta máquina y si ponemos en YouTube “303 808” aún a día de hoy el primer video que aparece y el que más visitas tiene es uno tuyo de 2009 en el que haces un demostración brutal sin tan siquiera levantarte de la silla… ¿¿cómo se llega a esto??
(ver video: “TB-303 & TR-808 & Syntecno Acid Techno Trance”)

F: Bueno, mi TB-303 es de aluminio azul. Sí, creo que es la única (o eso me dijo el tipo). La compré a un suizo que se dedicaba a hacer carcasas para aparatos analógicos. En realidad yo sólo buscaba que tuviera salida midi. Fue algo casual.
El vídeo en cuestión fue una tarde de las que yo me acercaba al estudio que Héctor compartía por aquel entonces con un amigo que tenemos en común y que coleccionaba sintetizadores. Yo no hice prácticamente nada salvo dibujar varios ritmos previamente, simplemente tocaba algunos niveles de la 808 (que ni siquiera se aprecia el video porque es audio de cámara…) así que lo mío no fue ninguna demostración… jajaja! Si existe algún mérito para tener 170.000 visitas es de Héctor, que era el que tenía el tema prácticamente hecho, y del poder de la red. Hay otros videos similares que tenemos de esa época donde salgo echándole un cable tocando un poco la 303 que sólo tienen 5.000 ó 6.000 visitas. Para mí son recuerdos igual de especiales. Una época que recuerdo con mucho cariño. Pero lo mejor está por llegar.

R: ¿Qué te ofrece la electrónica de baile que no te ofrecen otras músicas?

F: Actuaciones de seis horas por ejemplo.

R: ¿Qué podemos esperar de tu sesión para URBANNOISE?

F: Un poco de mí. Un poco de mi yo más actual. Un poco de techno de vanguardia y mi manera de verlo.

R: ¿Quiénes son tus referentes musicales?

F: Muchos y muy variados. Uno es un poco el reflejo de todo lo que ha escuchado. O es el reflejo de lo que escucha. Nunca he querido parecerme a nadie e intento desarrollar mi propia historia, pero obviamente siempre hay gente que te gusta y te influyen a la hora de producir o buscar música… pueden ir desde Klaus Schulze, Dead Can Dance, Rapoon, Boards of Canada, Joy Division, Front 242, Aimless Device, The Source Experience, Aphex Twin, sellos menos conocidos como Alien Reign, o labels más clásicos como UR y R&S… Nico, Encephaloïd disturbance, Scan X, Section X, Oscar Mulero, Jeff Mills, J.Rob, hasta más actuales como pueden ser Northern Electronics (label), o artistas como Vatican Shadow u Orphx…

R: ¿A qué productores o DJs nos recomendarías escuchar?

F: Varg, Abdulla Rashim, Refracted, Neel, SNTS, Korridor, Agnosia, y djs como Smug, J-Ra, Hypnotic Surge, Sergio Valor o Rubén Seoane y Gūs Van Sound por ejemplo.

R: ¿Cuál es tu tema fetiche a día de hoy?

F: No sabría decirte… De hecho no sé si tengo un tema fetiche, hay mucho discos que he seguido pinchando durante muchos años con mayor o menor intermitencia y me siguen pareciendo obras de arte a día de hoy… es un poco injusto decantarme por alguno en concreto. Te diré por ejemplo un par que siempre me gustaron: Radi-o-activity de Melt y UR003, The Final Frontier por decir algo más común que todo el mundo pueda identificar.

R: ¿Hasta cuándo te ves peleando por tu manera de entender este mundillo?

F: Nunca lo he entendido como ninguna lucha. Lo que hago lo hago porque me gusta y como me gusta. Quizá hace algunos años era un poco más radical en mi manera de ver las cosas pero a día de hoy soy muy tolerante con todo; no soy anti nada. Siempre he tenido mucho respeto por la gente que intenta hacer algo, me guste o no. De todo el mundo se puede aprender. Me preocupo más por lo que yo pueda hacer por mejorar.

IM: ¿Algo más que nos quieras decir?

F: ¡Gracias!

R: Muchas gracias a ti, Roger.

F: A vosotros por el interés en mi trabajo, de verdad. Ha sido un placer.
Os deseo la mayor de las suertes con el programa. ¡Un fuerte abrazo!

Leave a Reply